Decepciones en cadena


 No quiero escribir esta entrada. Pero lo mío es eso: Escribir. Y necesito hacerlo para desahogarme. Además tampoco tengo muchas más opciones para descargar mi frustración. Entonces... ¿Cómo lo hago?
...

 El borrador de este post lleva más de un mes ahí con esas primeras frases escritas. Y ahora que lo pienso debería haber comenzado diciendo: No puedo escribir esta entrada. Esa es la realidad. Porque aunque en los últimos tiempos me hayan decepcionado personas o yo mismo al tomar decisiones equivocadas no me puedo sentar aquí a hablar genéricamente de esos errores y problemas o a señalar directamente con el dedo. Más que nada porque no he podido hablar con algunos que han desaparecido de mi vida sin dar explicaciones y no consigo una respuesta. Es difícil debatir con alguien que al aparecer (o reaparecer) en tu vida buscando algo (ya sea por el interés o necesidad) huye ocultándose en las sombras cuando ve que no te puede manipular o cuando la contrario ya ha conseguido lo que buscaba. Es una pena que mi ética y mi educación no me permitan señalar y despotricar sin dar la opción de réplica. 

 Pero lo que sí me permite es borrar a esa persona de mis recuerdos e impedir que vuelva a entrar en mi vida. En eso me he convertido en un experto, para que no duela tanto después de tantas decepciones a lo largo de estos años.

 Es curioso que esta web renacida precisamente para eso mismo, para decir todo lo que pienso sin tapujos, sea también mi conciencia y recordatorio de que todos somos humanos. Y que precisamente sea esta, la primera entrada, la que me impida dar rienda suelta a esas decepciones. De una manera u otra el escribir aquí y hablar de ello aunque no diga nada en concreto ya es una vía de escape. Y lo mejor de todo es que ya sé por experiencia que el tiempo pone todo y a todos en su sitio

En mi tren siempre viajo solo





2 comentarios:

  1. Yo sigo aqui :-) A veces cada uno anda con sus propios problemas que cuando quieres darte cuenta cuesta arrancar. O eso quiero pensar! También alguna q otra persona me ha hecho el silencio... Quiero pensar q estan bien y saben q si quieren cuentan conmigo. Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son pocos los que siguen ahí. Efectivamente todo el mundo tiene sus cosas. No sé si es este mundo que se mueve cada vez más deprisa y ya no hay tiempo para preguntar ¿que tal estás? Para las cosas buenas está todo el mundo, para las malas no suele apuntarse nadie. Un beso guapa.

      Eliminar