El método


Por mucho que lo deseemos en nuestra infancia no nos podemos hacer mayores de repente, tenemos que crecer y vivir todos los momentos de todas nuestras edades.

Lo mismo ocurre con ideas, que por mucho que queramos no van a aparecer de repente, se alimentan de nuestro día a día y van madurando (aunque sea ocultas en nuestro subconsciente) y cuando llega el momento adecuado salen a la luz.

Pero hay algo que sí podemos hacer, para que esas ideas sean más grandes y estén tocadas por las manos de las musas. Podemos crear el mejor ambiente para que crezcan, como cuando somos niños, sanas y felices. Acomodarlas entre libros, entre palabras y conversaciones, entre ensoñaciones y vivencias y por fin saldrán casi sin buscarlas.

Manzana in corpore zano

No hay comentarios:

Publicar un comentario