Ha llegado el momento


 Sí. Ha llegado el momento de coger aire. Porque no hago más que correr, tirarme a la piscina, bucear, nadar y sacar la cabeza sólo un instante para no ahogarme en esta carrera sin fin.

 Así que me voy a tomar mi tiempo para sentarme en un banco del recorrido, ese que está ahí junto al parque y parece tan cómodo. Descansaré tranquilamente, escucharé el sonido del viento meciendo las hojas de los árboles y me entretendré observando a las juguetonas ardillas que van de aquí para allá. 
No. A las palomas no quiero ni verlas que son ratas con alas...

 El caso es que luego me levantaré dando un paseo para terminar de cerrar todas esas cosas que me están agobiando tanto y me volveré a centrar en lo que me tengo que centrar. Despacito y con buena letra.

 De momento he querido darle un nuevo aire al blog. Hay que pulir la armadura del caballero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario