Pasos de cebra

 Si veis a una rubia con piel bronceada por rayos uva y de unos treinta años conduciendo un Audi blanco último modelo procurad no salir de la acera para cruzar por un paso de cebra. A ella le dará igual que su semáforo esté en rojo y el muñequito verde esté encendido para ti.

Da igual. Tú estarás en mitad del cruce andando para llegar a la otra acera y ella vendrá a toda pastilla acelerando y sin mirar para pasar rozándote (eso si no te lleva por delante) y creo que sin fijarse en nada más que no sea ella misma.

Susto me llevé cojones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario