En la época de los dinosaurios


 Estas últimas semanas estoy bastante liado (menuda novedad) con varias cosas que no me dejan tiempo para sentarme a escribir tranquilamente. No os voy a aburrir con mi vida pero entre pitos y flautas por lo menos estoy aprovechando a recuperar y organizar cosas de mi pasado en un traslado que tenía pendiente.

 Y gracias a que me han "reñido" recientemente por aquí cerca me he puesto las pilas y he registrado un montón de cosas que tenía escritas hace años y otras más recientes. Relatos y cuentos que no damos importancia y no pensamos que nos vayan a plagiar o robar. Y no es que piense mal y crea que nos vaya a pasar, pero puede ocurrir y son obras pero que han recibido su tiempo, dedicación y un trabajo personal que ha de quedar reconocido. Anda que si luego alguien hace la película se forra y te quedas con cara de tonto...jajajajaja

El caso es que he ido un paso más allá y rescaté un diseño que me hice para las letras de mi nombre allá por mediados-finales de los ochenta y ya que estaba lo registré también. Formaba parte de la portada de mi diario, aquel que comencé a escribir a la llegada de mi pubertad (en la época de los dinosaurios) y seguí escribiendo hasta el desembarco e invasión de los blogs dónde a través del teclado se entendía mejor mi letra aunque ya no sería tan íntimo. 

 Tengo un cariño especial a esas 3 letras, las tres primeras de mi nombre a las que di forma de...bueno ya lo veréis que no lo tengo aquí ahora. Que a lo mejor no son muy originales, ni muy bonitas ni muy estilosas, pero que para mí tienen un significado especial. Así que a partir de mañana o el día que tenga otro hueco empezarán a acompañar mis blogs. Será la marca de la casa ;-)


No hay comentarios:

Publicar un comentario