Manojo de nervios


 Entre unas cosas y otras estoy que no estoy. Y es que es mi forma de ser, cuando estoy preocupado o tengo algo pendiente que es importante los nervios se me meten en el estómago, se me cae más el pelo (lo que me faltaba...) y todo mi organismo se rebela contra mí. Por dios, ¿Por qué no seré capaz de tomarme las cosas con calma?

No me centro, y tengo el corazón en la boca. Debería practicar alguna técnica de relajación. O eso o tomarme algo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario