Esta entrada no existe

Hoy no tengo ganas de trabajar.

Y me acabo de dar cuenta que pensar tampoco me apetece mucho. Joder, para una vez que tengo tiempo (aunque tengo cosas pendientes del curro...) y mi neurona se resiste a hacer nada. Voy a ver si razono un poco con ella:

-Ejem...oye perdona...

 -Qué.

 -Es que mira, hoy es el primer día desde hace mucho que puedo hacer un hueco en el trabajo para poder escribir en el blog y necesito que colabores un poco. Porque si no se va a quedar la entrada en blanco y tenía ganas de contar un poco mis últimas vivencias.

-Ya, pero no me apetece. Estoy cansada.

-Sí...yo también, no sé si sabes que llevo un mes sin parar un segundo en el trabajo y quería aprovechar este pequeño momento.

-Que no, que estoy cansada. ¿Tú crees que siempre estoy a tu disposición?

-Bueno, no, pero formas parte de mí, y todos en mi organismo colaboran...

-Sí claro, por eso llevas casi un mes que te cagas por la patilla y aún no te has curado. Que sé que te hacen ruidos raros ahora mismo el estómago y le estás dando vueltas al por qué. Que yo lo sé todo chaval.

-Ya..bueno..sí...pero no he tenido ningún momento hipódromo ni nada.

-Ja, ja...y a eso le llamas colaborar al resto de tu organismo..Mira llevas dándome la lata desde que eras canijo y no creo que tuvieses ni dientes en la boca. Hasta durmiendo me haces soñar cosas raras y no tan raras, todo el día dándole al coco, que si esto, que si lo otro...

-Lo siento, es que pensaba...

-¿Ves? Pensando siempre, coño yaaaa...

-Perdón. No quería molestarte.

-¿Hace cuanto no dejas la mente en blanco?

-Ehhh...no sé.

-Si es que pareces una tía joder, los tios tenéis que dejar la mente en blanco por lo menos dos veces al día o más. Así que ahora ya sabes lo que toca. Ni entrada en el blog ni leches.

-Vale, vale...pues no escribiré nada hoy. Ya hablamos.

-Eso, hasta luego chaval.


No hay comentarios:

Publicar un comentario