thinking area

 Normalmente suelo poner el título antes de ponerme a escribir cualquier entrada, pero hoy estoy haciendo un descanso autoimpuesto en el trabajo para dejar que mis dedos hagan lo que quieran sobre el teclado. Como dice mi hermano, sobre la marcha.
 Y es que hace mucho tiempo que no me decido a pensar en nada en concreto y en muchas cosas a la vez, a divagar en mis fantasías y ensoñaciones varias. Supongo que los tiempos cambian y las prioridades también.

Ayer por ejemplo surgió una conversación con mi madre por teléfono y no se como llegamos a hablar de lo de tener un diario. Yo lo empecé con el comienzo de la adolescencia, ese diario era mi confidente y paño de lágrimas para mis desahogos y frustraciones.
No existía el día que no escribiera en él. Era inconcebible no hacerlo. Según han ido pasando los años escribir en él se iba distanciando más, pasaban días, luego semanas...y mi diario del año pasado tiene 3 páginas escritas. El de este de momento ninguna. También es verdad que las nuevas tecnologías le han sustituido un poco, como este blog, que aunque no cuento cosas personales de manera clara sí que lo hago muchas veces de manera metafórica.

Como decía,  las prioridades en la vida cambian. Tener ya el último album de mi grupo favorito de juventud ya no importa...también porque parecen una caricatura de si mismos...viejos rockeros que no han sabido retirarse a tiempo...

Y ahora que lo pienso...a veces uno no se da cuenta de como pequeños giros, esos momentos en los que una decisión que no parece importante se convierte en punto de inflexión para grandes cambios.

 Hace un año quien me iba a decir que estaría donde estoy ahora mismo tanto física como emocionalmente hablando.

 No me veis, pero estoy haciendo un largo silencio, mis dedos llevan un buen rato flotando en el aire lejos de las teclas. Estoy repasando mentalmente muchas de las cosas que me han llevado hasta aquí, y sí, he cometido muchos errores, pero creo que de todo se aprende y nos conforma tal como somos como personas. Y son tantas cosas las que se han ido poniendo en su sitio por sí mismas o con un empujoncito mio o de las personas que están a mi lado.

Sigo midiendo un metro setenta, pero creo que he crecido y espero seguir haciéndolo. Para algo peino canas. Pero que no se me caiga el pelo. ;-)


Foto tomada de Galería de skylarlady, que por cierto yo tengo una
igual en la puerta del baño de mi casa ;-)

5 comentarios:

  1. Es increíble cómo cambia la vida. A mí me dicen hace sólo 2 meses que hoy iba a estar aquí, así, y no me lo hubiera creído. Me alegro de que los cambios sean para bien.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues a seguir cambiando no? Y a seguir comentiendo errores, que para eso estamos aquí. Ah! Por el camino, no te olvides de disfrutar un poquito ;o)

    Ya pronto los 2m vecino!!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Uf! y tanto. Dicen que los cambios son buenos, y hay que ir avanzando, no? ahora mismo, a pesar de mis pensamientos en off, me alegro de muchas cosas que me han pasado, y las que me quedan por vivir... ultimamente sentimentalmente estoy tan tranquila, con mis amistades, y sola que casi me alegro de no tener a nadie en mente (alguien que sea como esas adicciónes que uno quiere dejar, jeje) sino como un dulce sueño. Creo que nos debemos un coffee con puesta al día, jeje. Besotes!!! (y me alegro que a día de hoy, estes así, tal como estas).

    ResponderEliminar
  4. También me has hecho volar un rato (mentalmente hablando). Una vez intenté escribir un diario... nunca escribí más de un párrafo.
    No estoy de acuerdo con lo que muchos dicen... eso de que nunca hay que mirar atrás. Hay que hacerlo de vez en cuando, como tú lo has hecho, para recordarse dónde estaba y dónde está. Y disfrutarlo. Enhorabuena por lo aprendido. Eso sólo lo hacen los sabios!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Aquí donde estoy ahora. O no. O aquí en cualquier lado...

    (besitos)

    ResponderEliminar