Un día en la vida de Kagontó

Kagontó era un muchacho de color como cualquier otro al que le ocurrían cosas. Eso sí casi todas para echarse a llorar después de un día duro de trabajo, pero él jamás perdía nunca la sonrisa.

Aquella mañana antes de ir al trabajo orinó en un bote para llevarlo al reconocimiento médico de su empresa. Lo llenó hasta la mitad, cerró con cuidado el bote y lo metió en una bolsa y le hizo dos nudos por si las moscas. Preparó la mochila con el resto de sus cosas y salió a coger el autobús. Se sentó al lado de guapa chica a la que sonrió, pero tan temprano era que ella ni le devolvío un mínimo gesto. Kagontó se puso la mochila sobre el regazo para que no sufrieran muchos vaivenes ni sus cosas ni el bote de orina. A los pocos minutos de viaje, el muchacho pensó vaya que calor me está dando la mochila..noto la pierna muy caliente..y húmeda!!
Al palpar la mochila notó que esta estaba húmeda y al bajarla al suelo comprobó que el contenido del bote se había derramado hasta empaparle parte de la entrepierna y el muslo izquiedo...
La chica le miró y su gesto pasó de la indiferencia de antes a unacara de Argg se he meado!!Kagontó se encogió de hombros, puso cara de resignación y se limpió como pudo "discretamente" hasta que llegó a su parada. Al bajar allí seguía el manchurrón que poco a poco se fue secando hasta llegar al centro médico.
-Perdone doctora, es que se me ha olvidado traer la orina...
De allí acudió a su lugar de trabajo donde se le habían acumulado un montón de tareas...fue una mañana dura de trabajo. Al llegar la hora de salida decidió tomarse algo rápido en un bar y coger otro autobús hasta un centro comercial donde tenía que hacer unas compras. Pasaron todos los autobuses habidos y por haber y el suyo que no venía...cuarenta grandos al sol hasta que por fín media hora después apareció el dichoso autobús.

Una vez en el comercial después del rato al sol decidió que un buen corte de pelo sería refrescante, "lavado y corte" leyó en en estabelcimiento, bueno un poco caro pero ya que estoy aquí...Casualidades de la vida, peluquera recién contratada, maquina electrica nueva y muy afilada y piel como la de un bebé que era la que tenía Kagontó.
-Por los laterales y detras cortito, y por arriba que no se me vean las ideas.
La joven nerviosa, arranco la moto y la metió en la sien de Kagontó
-Así esta bien? -dijo con voz temblorosa...La cara del muchacho era un poema. Dios mio...me ha rapado al cero.-Pues creo que va estar bien- dijo- porque ahí ya no me lo puedes dejar mas largo no?La chica le dejó la cabeza casi como una bola de billar, corta que te corta...y el cuello lleno de arañazos de la dentada cuchilla...
Pobre chica, pensó kagontó, es su primer dia y yo su primer cliente..no le diré nada.Y así salió pelaito del todo y con una sonrisa se fue a hacer la compra. Un conjunto de ducha con mangera y alcachofa, algo de fruta, aceite,huevos y poco más.

Cogió un tercer autobús de vuelta a casa, en él notó como una de las bolsas de la compra estaba como supersuave...joder el aceite se estaba saliendo por todas partes. Y así se bajó del bus un skin negro con el cogote lleno de cortes y perdiendo aceite.
Se reía de su propia ocurrencia. Llegó por fín a casa y para no ponerlo todo perdido se dirigió a la cocina para guardar toda la comida cuanto antes. Abrió el frigorífico y ay los huevos! con las manos aceitosas resbalaron todos, unos se rompieron dentro del frigo, otros en la puerta escurriendo por todas partes y el resto en su pierna (la que no estaba meada) y el suelo.

kagontó! kagontó! Se reía por no llorar.

Recogió, limpió todo, se metío en la ducha (despues de cambiar la alcachofa y demás) y al poco rato llamaron a la puerta.

Espero que esto no me salga mal, me ha convencido una veinteañera para que me cambie de gas natural a Endesa.

Eso sí, se fue a la cama con una sonrisa, podía haber sido peor, o no?

4 comentarios:

  1. jajajajajaja...la historieta del pis le paso igual a un amigo mio ;)jajajajajaa.

    ResponderEliminar
  2. Mira que yo te hacía de los que lleva el bote de pis envuelto en albal... Vaya día, no? pobre Kagontó :D

    ResponderEliminar
  3. Nada mejor para un día así que un buen plan de contraataque, mojitos, rebujitos, algo que te haga reir y olvidar una dura jornada. Hay muchos a los que algunos dias nos recuerdan que es mejor no haber salido de casa, pero... que sería de nuestras vidas sin experiencias como estas para poder reirnos un rato, no?
    Animo,Kagontó.

    ResponderEliminar
  4. Yo una vez me meé de verdad, un ataque de risa y en la calle (aunque a pocos metros de mi casa, menos mal!). En fin, este Kagontó tiene la nube negra sobre la cabeza, pobre, jejeje.

    Besitos de hielo picado (pal calor, jejeje).

    ResponderEliminar