Nochevieja con los Cosmeacuicolas

Sí, ellos tambien lo celebran y me invitaron a pasaruna noche tan especial con ellos bajo el mar. Recuerdo una poción de extraño sabor y el agua invadiendo mis pulmones sin ahogarme, dándome el aliento de la vida como a los peces, los mismos que nadaban a mi alrededor mientras me observaban curiosos. Y yo conducido de la mano, sujetado por los dedos, los brazos, los pies...envuelto por centenares de divertidos, alegres y juguetones cosmeacuicolas que me llevaban al lugar de la fiesta. Un maravilloso viaje a la esencia de mi mundo, del mundo en mis aguas...

Una vez allí mis microscópicos amigos me regalaron la vista con maravillosas escenas, danzarinas estrellas de mar se movian bailando agilmente alrededor de una hoguera de llameante agua azul al son de los embriagadores cantos de sirena. Y éstas tan seductoras ya de por sí reían y jugaban con los delfines, vibrando con las historias de los caballitos de mar. Las transparentes medusas se envolvían en la tinta de los calamares para luego deleitarnos haciendo juegos de cambiantes colores.

Bebíamos de preciosas caracolas vinos de exquisitas algas rojas y en vez de uvas, 12 dulces perlas por cada golpe del pez martillo en la campana de coralita. Y bailamos y reimos toda la noche y los cosmeacuicolas me enseñaron que puedo ir sin armadura, porque sin darme cuenta nada más poner un pie en el agua esta se quedó en la arena de la playa, y me enseñaron la magia de la vida, el origen de la belleza que nace del mar..y tantas otras cosas secretas que me hicieron olvidar, que sin misterios no hay chispa y el mundo no se movería igual .

Y llegó el amanecer, todo lo bueno no puede durar eternamente...pero ahi quedan los recuerdos de esos momentos en mi mente y en mi corazón...para siempre. Los cosmeacuicolas me acompañaron hasta la orilla y se despidieron de mí dándome la enhorabuena, y yo tras preguntarme por qué les di mil veces las gracias por una noche como aquella, ahora sé que ellos son la esencia de la vida.
Volví a respirar aire, como humano que soy y me correspondía, recogí mi armadura llena de arena y de humedad de la noche y sin ponermela me dirigí sonriente hasta mi cabaña despacio, sin prisa, jugando con los pies en la arena. Sí señor, una gran noche, y mañana...será otro día.



7 comentarios:

  1. ...ante todo da las gracias de mi parte a los cosmeacuícolas por conseguir despojarte de tu
    armadura, (¿a que no duele tanto?, que ya tenía yo ganas de eso) sólo de tí depende que esos
    momentos se repitan más a menudo, que da gusto oirte (leerte) así. Ánimo y besos.
    January 03 7:22 PM

    ResponderEliminar
  2. El caballero de la canoa27 de agosto de 2014, 4:09

    Gracias por tus ánimos, yo tambien espero que se repitan momentos sin armadura...pero quien
    se esconde tras la Emperatriz?
    January 04 7:30 AM

    ResponderEliminar
  3. me gusta tu mundo. he leido varios post tuyos. ... y ya me gustaria a mi pode vivir para
    siempre con los comesacuicolas. besitos
    January 04 9:29 AM

    ResponderEliminar
  4. oh! me ha gustado mucho tu nochevieja con los cosmeacuicolas!...vaya, que bonito, no? chico,
    que imaginación le echas a esto. jejeje. Por cierto...siempre me da curiosidad los que te dejan
    comentarios con un nombre de lo mas curioso, y casi anónimo. A ver si descubres quien es esa
    emperatriz, no? jejeje...que ya me da curiosidad hasta a mí. Besitos y que tengas un buen día
    de "yeyes". :)
    January 05 2:52 PM

    ResponderEliminar
  5. No sabes cuanto me alegra leer que volviste con la armadura en la mano, y no en el cuerpo. Las
    armaduras no son más que un objeto de autoengaño, sí, de AUTO-engaño, porque no engañan
    más que a su propietario, y dime... ¿que quedaría de la vida si de antemano condenamos todos
    sus misterios a resbalar por el frío metal? Verás como ligerito de ropa... se camina mucho
    mejor ;) Un besazo. Sol
    January 05 3:08 PM

    ResponderEliminar
  6. Oh, caballero, la ninfa del bosque se alegra por saber que alguien quiere acompañarle un
    poquito jejeje...Qué majo eres, jejeje. Si es que...tengo unos amiguitos que valen un sol.
    Besazos!!
    January 06 11:11 AM

    ResponderEliminar
  7. Las fiestas son para eso, para celebraciones entre gente que comparte diversión y afectos. Si
    tus cosmeacuícolas resultaron los mejores compañeros, no me extraña que tras su baño de
    confianza encontraras innecesaria esa oxidada armadura. Un saludo
    January 07 10:44 PM

    ResponderEliminar